Un cupo de 5 billones de pesos aprobado por el Concejo

Publicado por Bogotá Cómo Vamos septiembre 2, 2016

El Concejo de Bogotá aprobó el pasado 3 de agosto el cupo de endeudamiento solicitado por la Administración Distrital por un valor de $5 billones.

El proyecto de cupo de endeudamiento presentado por el Distrito contempló inversión en infraestructura, movilidad, hacienda, recreación, educación medioambiente, seguridad y salud. Pero, ¿qué es el cupo de endeudamiento?. El cupo de endeudamiento es una autorización que da el Concejo para que se realicen créditos públicos y créditos de proveedores con el fin de otorgar recursos y así financiar los planes de desarrollo que tiene una entidad territorial específica, en este caso la Alcaldía de Bogotá.

 

De los 5 billones de pesos aprobados en el cabildo, se destinarán $4 billones al sector de movilidad, de los cuales 2,1 son para construir la troncal de Transmilenio por la carrera Séptima, adecuar 73 estaciones y construir cerca de 1.500 parqueaderos, entre otras obras. Un billón de pesos será ejecutado por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) con el fin de terminar vías que están en construcción, especialmente en el occidente de Bogotá, y finalmente para el proyecto Metro se hará uso de $800 mil millones.

 

En seguridad se destinarán aproximadamente $180 mil millones para la estación de policía de Usaquén y para la compra de 4.000 cámaras de vigilancia. El IDRD contará con $74.000 millones para los parques La Esperanza en Bosa, y Las Margaritas en la localidad de Kennedy. Además $52 mil millones se invertirán en 100 canchas sintéticas para la ciudad. El sector de educación recibirá cerca de $340 mil millones y hacienda $40.000 millones.

 

El proyecto fue aprobado en sesión plenaria del Concejo el día 3 de agosto de 2016 con un total de 28 votos a favor de las ponencias positivas realizadas por los concejales Edward Arias, Diego Devia y Nelson Cubides. Los cabildantes durante el debate manifestaron su apoyo al cupo de endeudamiento solicitado, reiterando la importancia de que se haga un seguimiento minucioso a la destinación de estos recursos y a las obras que se prometieron ejecutar.