La situación financiera de Transmilenio y el SITP

Publicado por Bogotá Cómo Vamos julio 6, 2016

En este primer semestre del año se han realizado en el Concejo de Bogotá cinco debates de control político sobre la situación financiera de Transmilenio y del SITP. Los concejales plantean diversas alternativas para darles solución a los problemas económicos del sistema.

La situación financiera de Transmilenio y el  SITP es precaria y el sistema está al borde del colapso económico, a esta conclusión se ha llegado en el Concejo de Bogotá tras cinco debates de control político que se han realizado a lo largo del primer semestre de la administración de Enrique Peñalosa.

Esta situación se presenta,  especialmente, porque el componente zonal del SITP (buses azules) está generando un hueco fiscal. Dicho componente corresponde a un 56 % de todo el sistema, por lo que podría terminar afectando no solo a los buses del SITP sino también a Transmilenio.

El tema viene preocupando a varios concejales, en especial a Juan Carlos Flórez (ASI), Emel Rojas (Libres), Jairo Cardozo y Gloria Stella Díaz (Mira), Manuel Sarmiento (Polo), y Antonio Sanguino (Alianza Verde), quienes han organizado los debates de control político para analizar la situación.

Denuncias de los concejales

Juan Carlos Flórez afirma que, a la fecha, se está cobrando aún por buses que ya cumplieron su vida útil como los de la Fase I de Transmilenio que representan el 62% del total de la flota. Adicionalmente, considera que el subsidio universal durante la administración de Gustavo Petro fue perverso ya que agudizó la situación financiera del sistema.

Por su parte, Emel Rojas señaló  que en 2015 el Distrito destinó al Fondo de Estabilización de Tarifas (FET) 710 mil millones de pesos. Según él, esos recursos han sido pagados por todos los bogotanos, mientras que los operadores de Transmilenio no han perdido un sólo peso. Esto es evidencia de un detrimento patrimonial enorme en la ciudad.

???????????????????????????????

Manuel Sarmiento considera que el problema financiero radica en el modelo de negocio de Transmilenio, en donde existe un sesgo ideológico desde el principio, pues la norma que lo regula dice que sólo los operadores del sistema pueden ser privados, aspecto con el cual discierne.  Además, denuncia los contratos leoninos de Transmilenio, ya que los operadores privados acaparan el 95 % de las ganancias del sistema, mientras que Transmilenio con el 5 % de ganancias, debe cubrir los gastos operacionales del mismo. Estos contratos privilegian los intereses de una minoría (los operadores privados), a cuestas de la mayoría (los usuarios del servicio), lo cual resulta sumamente desequilibrado afectando la economía y calidad del servicio.

Jairo Cardozo afirma que existe un problema grande en los contratos, pues  se están pagando unos sobrecostos equivalentes a 191 mil millones de pesos al año. Si se renegocian los contratos de Fases I y II (que vencen en septiembre), se podría lograr que la tarifa baje $200. Por otra parte, Antonio Sanguino realizó un debate de control político sobre la situación del SITP. En éste, Sanguino denunció que el sistema se encuentra en “cuidados intensivos”. El componente zonal, es decir los buses azules, deberían transportar 4 millones de personas mensualmente cuando en realidad transportan 1,6 millones, generando un hueco fiscal de 67 mil millones de pesos al mes.

Vale la pena señalar que según la Encuesta de Percepción Ciudadana de Bogotá Cómo Vamos de 2015, 19 % de los encuestados se sienten satisfechos con Transmilenio, 32 % están satisfechos con el SITP y 59 % consideran  que el servicio de Transmilenio empeoró. El 35 % de los encuestados usan Transmilenio y 17 % el SITP, con respecto a los otros modos de transporte en Bogotá.

Retos para Transmilenio y el SITP

Existe un consenso general sobre la necesidad de realizar  una intervención urgente al sistema, en donde  se debe privilegiar a los usuarios, reducir el déficit fiscal del SITP y Transmilenio; y garantizar  un equilibrio a los contratos entre operadores los privados y el Distrito.

SITP

Según Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio, el 10 % de los pasajeros son colados, lo cual equivaldría a 250 mil personas que están dejando pérdidas económicas al día,  referentes  a 550 millones de pesos que van en detrimento del servicio. Así, Transmilenio tiene que trabajar mucho en temas de cultura ciudadana y  medidas para quienes ingresan sin pagar. Para ello, se han instalado algunas barreras físicas como rejas y puertas “anticolados” en estaciones como Calle 63 y Marly.

Sin embargo, estas medidas no parecen del todo eficientes, puesto que la gente ha encontrado otras formas de ingresar a las estaciones. La nueva apuesta de la Administración, va encaminada al tema de cultura ciudadana y pedagogía por lo que recientemente se anunció que agentes de la policía estarán vestidos de civil, para  sancionar con multas a los colados. Con esto la Administración espera incentivar la cultura ciudadana y reducir el número  de usuarios que ingresan sin pagar.