Blog: Economía naranja, ¿apoyo a industria creativa o mercantilización del arte?

Publicado por Bogotá Cómo Vamos abril 17, 2018

Proyecto de acuerdo que incentiva la economía naranja en la ciudad está a un debate de aprobarse. Posiciones a favor y en contra.

Es indiscutible que la industria creativa ha cobrado gran importancia en el mundo como un área económica de potencial crecimiento y desarrollo.

Según cifras de la Conferencia para las Naciones Unidas de Comercio y Desarrollo, entre 2002 y 2011 la exportación de bienes y servicios creativos creció en el mundo cerca del 134%. En Colombia, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Bogotá, este sector tiene matriculadas alrededor de 23.000 empresas, de las cuales el 90% están registradas en la capital.

Bogotá ofrece una gran variedad de industrias creativas: cuenta con más de 243 pantallas de cine y un importante circuito de cine independiente; 77 museos con colecciones de arte precolombino y contemporáneo y una red de 21 bibliotecas públicas -Bibliored-, entre otros. Además, es la sede Festival Internacional de Teatro -que se realiza cada dos años-, uno de los mejores del mundo.

Dado el progresivo ascenso económico de este sector en la ciudad y las ventajas económicas que representa, el Concejo de Bogotá tramita, actualmente, un proyecto de acuerdo que impulsa el desarrollo de la economía naranja en la capital del país.

En marzo aprobó en primer debate la iniciativa, en la Comisión Tercera de Hacienda y Crédito Público, que unificó los proyectos 011, 109 y 110 de 2018 por unidad de materia. La mayor parte de los concejales rindió ponencia positiva a las iniciativas unificadas, que pasaron a Plenaria del Cabildo para su trámite y aprobación.

Vale la pena recordar que el país ha dado pasos previos para impulsar y fortalecer este sector, entre ellos, la expedición de la Ley 1834 de 2017 que busca “desarrollar, fomentar, incentivar y proteger las industrias creativas que comprenden sectores editoriales, audiovisuales, fonográficos, de artes visuales, de artes escénicas y espectáculos, de turismo y patrimonio cultural material e inmaterial, de educación artística y cultural, de diseño, publicidad, contenidos multimedia, software de contenidos y servicios audiovisuales interactivos, moda, agencias de noticias y servicios de información, y educación creativa”.

De aprobarse la iniciativa en el Concejo, la Administración deberá brindar apoyo a los emprendimientos creativos en líneas de acción enfocadas en: mejorar las condiciones de entorno para el crecimiento de los negocios, generar redes de trabajo colaborativo, innovar los modelos de negocio dentro de la economía creativa, acercar oportunidades para financiar proyectos, convertir ideas creativas en negocios viables y crear nuevos escenarios para talento, entre otras.

El concejal Diego Molano, autor del proyecto de acuerdo 109 de 2018, afirmó que impulsar las industrias creativas es apostarle al conocimiento y agregarle valor a la economía del Distrito. Por su parte, el concejal José David Castellanos, autor del proyecto 109 de 2018, indicó que la ciudad no cuenta actualmente con lineamientos para establecer la economía creativa la cual, en Bogotá “no es sólo la más importante del país sino una de las más potentes de América Latina”, aseguró.

La economía naranja, agregó, nació en diferentes países de Estados Unidos y Europa para incentivar diferentes líneas de apoyo económico para los artistas en diferentes disciplinas del arte.

De acuerdo con el cabildante Andrés Forero, Nueva York, durante los años 70, encontró en la economía naranja un salvavidas para superar la crisis económica, a tal punto que hoy esta industria es el cuarto generador de empleo en la ciudad.

Siendo así, existe un gran potencial en impulsar este sector en la capital, pues según Invest in Bogotá, el 92% de los servicios creativos que se prestan en el país, el 90% de las actividades cinematográficas y el 55% de la creación de videojuegos están concentrados en Bogotá. La concejala Gloria Elsy Díaz, autora del proyecto de acuerdo 011 de 2018, reiteró que el turismo naranja “es una fuente de ingresos, oportunidades y posicionamiento de la marca Bogotá”.

La propuesta, en la cual participaron entidades distritales y nacionales, representantes de universidades, empresarios, la Cámara de Comercio de Bogotá y ProBogotá Región, entre otros, se centra en cinco temáticas: participación ciudadana e innovación social, emprendimiento y generación de oportunidades, consolidación y promoción de la industria, gestión administrativa y capacitación y formación del talento humano.

“Economía naranja no es motor de desarrollo”: Sarmiento

En contravía de las bondades expuestas por otros concejales, el cabildante Manuel Sarmiento afirmó que no existe ningún estudio que ratifique que la economía naranja ayuda a jalonar industrias como la manufacturera ni que sea un motor del desarrollo económico del país. En este sentido, el concejal Marco Fidel Ramírez indicó que el proyecto de acuerdo podría llegar a coaccionar la creatividad, acrecentar la distancia entre ricos y pobres en la ciudad y convertir las expresiones de arte en un negocio.

“La economía naranja ha venido quitando estímulos para el arte y la cultura y creando un gran centro de capitalismo para el arte, es decir, el arte que no produzca no puede existir”, afirmó, por su parte, el concejal Venus Albeiro Silva

Finalmente, el concejal Juan Carlos Flórez propuso que este proyecto de acuerdo cuente con el apoyo de las universidades, ya que la innovación no puede existir sin investigación, y con la intervención del sector privado, como sucede en Medellín..

El Concejo promete un escenario rico en posiciones y planteamientos que, sin duda alguna, permitirán el desarrollo de un ejercicio que pondrá en perspectiva la economía naranja en el Distrito Capital.