La fusión entre Metrovivienda y ERU: ¿debilita o fortalece?

Publicado por Bogotá Cómo Vamos mayo 10, 2016

Superar demandas millonarias, hacerle seguimiento a proyectos ya establecidos y recuperar la confianza de la ciudad son algunos de los retos que quedan tras la fusión de Metrovivienda y la Empresa de Renovación Urbana.

El Concejo de Bogotá aprobó la propuesta de la Administración de fusionar por absorción a Metrovivienda en la Empresa de Renovación Urbana (ERU), con el fin de aumentar la eficiencia de las entidades y buscar recursos para la Empresa Metro.
Aunque los principales argumentos usados por la Administración responden a un ahorro que sería de 6.5 millones de pesos anuales y a un aumento en el cumplimiento de las funciones de Metrovivienda y la ERU en términos de crecimiento urbano, la fusión deja aspectos por definir como el de las obligaciones que se heredarían de cada una de las entidades y los desafíos que se tendrían frente al interés de dinamizar el sector hábitat en la ciudad.

Según un informe de la Veeduría Distrital a julio de 2015, desde el inicio de la Administración de Gustavo Petro en 2012 hasta el 31 de diciembre de 2014, fueron habilitadas 9.889 viviendas con conexión al acueducto, las cuales representan el 40% de las viviendas que fueron habilitadas en la alcaldía de Samuel Moreno. Lo anterior puede significar problemas del sector para el cumplimiento de las metas planteadas en el Plan de Desarrollo de la “Bogotá Humana”. De igual forma, la Contraloría de Bogotá en un informe a abril de 2015, reflejó que Metrovivienda y la ERU reprogramaron año tras año sus metas, afectando la gestión y dejando el mayor porcentaje de la ejecución para el año 2015.

 

MetroviviendaSi bien en el Concejo se mencionó que la fusión se podría dar por absorción dada la similitud en las funciones de las entidades, parece que estas comparten más que esto, ya que los dos órganos de control mencionados anteriormente, señalan que en los estados financieros presentados para las auditorias, tanto en Metrovivienda como en la ERU, se registraron más de una vez proyectos y contratos. Además, se pudo observar que la mayor parte de los proyectos fueron designados por contratación directa y no por licitación pública o concurso público como lo indica la ley por regla general para los contratos estatales.

 

Las obligaciones y los retos son muchos. En el caso de Metrovivienda, se evidencia que es una entidad que debe recuperar la confianza de la ciudad, dado que en administraciones pasadas se caracterizó por la deficiencia en el uso de los recursos asignados, generando atrasos en los proyectos, incumplimientos en las metas planteadas y posibles irregularidades que llevaron al cambio de sus gerentes. Al mismo tiempo, debe superar las demandas que ascienden a $379 mil millones de pesos, y debe efectuar una evaluación y seguimiento de las obras, para que proyectos como el de la Plaza la Hoja concluyan.

un gigante dormidoPor su parte, la ERU tendrá que resolver problemas como el de la compra de San Juan de Dios, en donde los recursos fueron girados como aportes de capital, lo que genera que el proyecto aún esté sobre el papel. En el caso de San Victorino, es necesario definir el futuro de las obras de forma concreta, para dar respuesta a la población y aumentar la competitividad de la zona.

En conclusión, aspectos como el la ejecución presupuestal y el impacto de la implementación de las metas se convierten en un hecho recurrente de las dos entidades. Cabe preguntarse, ¿Cuáles serán las estrategias para aumentar la eficiencia luego de resolver las falencias? Por ahora el Plan del Desarrollo y el POT, serán el punto de partida para darle una directriz para dinamizar la gestión y los alcances del sector Hábitat en la ciudad, demostrando hasta qué punto se articularían las entidades en respuesta a los intereses y necesidades de la población.

 

Tema: 124 “Por el cual se fusiona Metrovivienda en la Empresa de Renovación Urbana de Bogotá D.C- ERU, y se dictan otras disposiciones”
Autor: Administración de Enrique Peñalosa
Ponentes: Ángela Garzón, Roger Carrillo (ponencia positiva) y Nelson Castro (ponencia negativa)
Cuándo: 16 y 24 de abril de 2016
Qué: Actividad Normativa