Entrevista. “Ganamos la batalla que prohíbe el asbesto en Bogotá”: Concejal María Fernanda Rojas

Publicado por Bogotá Cómo Vamos septiembre 5, 2019

A sanción del Alcalde pasó, en días pasados, iniciativa que prohíbe al Distrito contratar obras públicas con materiales que contengan esta fibra. El uso de nuevas alternativas será un criterio de selección objetiva.

Con 25 votos a favor, el Concejo de Bogotá aprobó, días atrás, el proyecto de acuerdo que prohíbe al Distrito contratar obras públicas cuyos materiales contengan la fibra de asbesto o sus derivados.

A partir de la entrada en vigencia de esta norma, que pasó a sanción del Alcalde, en los pliegos de condiciones o términos de referencia que publiquen las entidades distritales al momento de contratar “se indicará de manera expresa la prohibición del uso de elementos y productos que contengan la fibra de asbesto y/o sus derivados y se promoverá el uso de materias primas que no atenten contra la salud pública”, menciona la norma recién aprobada.

Ésta también dispone que “se fijará como criterio de selección objetiva el uso de nuevas materias primas, sustitutos materiales o nuevas alternativas tecnológicas con los cuales se pueda reemplazar la fibra del asbesto, acorde con los principios generales de la contratación pública”.

De igual forma, la iniciativa contempla que las entidades distritales que realicen contrataciones para obra pública lleven una relación detallada de las construcciones que utilicen estos nuevos materiales.

La concejal María Fernanda Rojas, del partido Alianza Verde, y una de las autoras del proyecto –iniciativa de 4 bancadas- habla sobre esta norma aprobada recientemente por el Cabildo Distrital.

 

¿Cuál es el alcance de esta iniciativa?

Una vez la sancione el Alcalde, el Distrito deberá abstenerse de incluir en las licitaciones la posibilidad de usar asbesto… Es decir, si la sanciona en 10 o 15 días, a partir de este momento ninguna licitación para contratar obra pública puede permitir el uso de esta fibra en las construcciones. Buscamos proteger el medio ambiente y a los ciudadanos.

 

¿Cómo se sintoniza esta iniciativa con la Ley Ana Cecilia Niño, que prohíbe el uso de asbesto en el país?

Nos complace la aprobación de la Ley Ana Cecilia Niño porque plantea restricciones a la comercialización del asbesto. Nuestro acuerdo es más específico en prohibir el uso del asbesto en las construcciones públicas y tiene una ventaja: arranca ya. La Ley arranca en 2021. Tenemos un efecto inmediato que va a ayudar a la implementación de la Ley.

 

¿Esta iniciativa limita la contratación distrital?

Cuando los gobiernos son resistentes al cambio, ésta es la primera objeción que aparece. De hecho, surgieron varias en el camino: que el Concejo no era competente para la discusión, que esta iniciativa podría parar todos los proyectos de construcción, etc… y eso muestra la enorme dificultad de algunos gobiernos de adaptarse a las nuevas prioridades de esta sociedad moderna. Hay que superar las técnicas obsoletas que enferman y matan a los ciudadanos.

 

¿Es viable construir obras públicas sin la fibra de asbesto o de sus derivados?

Totalmente viable. El mercado ya ofrece alternativas y abrirá nuevas posibilidades con la Ley y con este Acuerdo del Concejo de Bogotá.

 

¿Dónde se encuentra el asbesto en las construcciones?

Puede estar presente en tejas, tuberías, aislamientos, tabiques, pavimentos, pinturas, persianas, entre otros…

 

¿Qué tan cierto es que, al no existir una norma nacional que regule el tema del asbesto en la celebración de contratos, el Concejo Distrital no podía hacerlo?

Si la mayor autoridad de Bogotá no puede determinar que no se siga construyendo con elementos que envenenan a los ciudadanos, pues estaría mandada a recoger. De hecho, ya lo hicieron previamente los concejos de El Colegio (Cundinamarca) y de Chivatá (Boyacá)… Bogotá se conectó con la onda de cuidar la salud, de tomar decisiones modernas para las construcciones públicas, lo cual hace que las inversiones tengan un mayor valor.

 

¿Esta norma significa un requisito adicional para el libre desarrollo de la actividad económica?

La ley nacional sí que limita la actividad económica porque el congreso sí puede hacer abiertamente esa restricción.

 

¿Cree que esta iniciativa pueda objetarse?

No me extrañaría que se objetara. Seguramente, hay licitaciones en proceso donde no se quiera que comience a regir esta norma, por lo cual se buscará dar tiempo. Sin embargo, la batalla de larga plazo para que exista esta norma que prohíbe el uso de asbesto en obras públicas ya se dio, la ganamos y Bogotá va a seguir avanzando.

 

Sobre el asbesto

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) “todas las formas de asbesto son cancerígenas… La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, es causa de cáncer de pulmón, laringe y ovario, así como de mesotelioma”.

Según el Instituto Nacional de Cancerología, entre el año 2010 y 2014 se registraron 1.744 muertes por cáncer de pulmón atribuidas al asbesto.

Las personas pueden inhalar las fibras de asbesto suspendidas en el aire (durante la fabricación e instalación de los productos que lo contienen o durante la demolición o renovación de edificios) o ingerirlas a través de alimentos o líquidos contaminados.