Blog: Estos son los puntos clave del cobro de valorización que fue demandado

Publicado por Bogotá Cómo Vamos diciembre 12, 2018

Semanas atrás, el Concejo de Bogotá aprobó el proyecto de acuerdo por el cual se fija una nueva contribución de valorización por beneficio local en la ciudad. Este cobro, que enfrenta hoy una demanda de nulidad, busca financiar 16 proyectos de construcción en tres zonas de la ciudad.

Tras casi un mes de haber sido aprobado por el Concejo de Bogotá, el cobro de valorización que busca financiar 16 proyectos en los ejes El Cedro (predios ubicados en Chapinero y Usaquén), Córdoba (Suba) y Zona Industrial (Puente Aranda y Fontibón) acaba de ser demandado: la concejal del Centro Democrático, Ángela Garzón, presentó una acción de nulidad contra este cobro ante el Juzgado Administrativo de Bogotá.

Según la cabildante, la falta de un estudio económico reciente, el exceso de cargas tributarias y el incumplimiento en la realización de varias obras financiadas con el cobro de valorización aprobado en el acuerdo 180 de 2005 sustentan su solicitud de invalidar este nuevo cobro en la ciudad.

Pero, ¿qué obras contempla esta nueva contribución y quiénes deberán pagarla?

Son, en total, 380.489 predios los que deberán realizar el pago y están divididos en residenciales (286.163) y no residenciales (94.326). De los predios residenciales que pagarán valorización, el 41% pertenece al estrato 4; el 27%, al estrato 5; el 23%, al estrato 6 y el 8% al estrato 3 (predios que superaron el avalúo de 500 millones).

Losestratos 1 y 2 no pagarán este nuevo cobro de valorización. Esta contribución la harán los bogotanos con mayor capacidad de pago, afirmó el concejal Emel Rojas.

El valor de dicho pago no será mayor al del impuesto predial para los sectores residenciales, aclaró la Administración; por ello, habrá topes en la contribución.

Serán 16 proyectos financiados por medio de estos recursos, entre los cuales figuran: 8 aceras y ciclorrutas; 4 proyectos de infraestructura vial; 1 puente peatonal; 1 centro cultural; 1 corredor ambiental y la reconstrucción de la zona industrial con 50 segmentos en la vía.

Según la Administración, estos proyectos generarán 22.134 empleos, de los cuales 9.222 serán directos y 12.911, indirectos.

Entre las metas que se pretenden alcanzar con el proyecto de valorización, explicó la directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Yaneth Mantilla, se encuentran: 546.000 metros cuadrados de espacio público peatonal; 32,24 kilómetros de ciclorrutas; 6,50 kilómetros de vías y 43 kilómetros-carril en la zona industrial. Estas intervenciones beneficiarán a 3.5 millones de ciudadanos.

Habrá un descuento del 10% por pronto pago; este podrá realizarse a partir del 1 de enero de 2019, con fecha límite en agosto de 2019. En este lapso de tiempo los contribuyentes pueden manifestar su interés de pagar la valorización por cuotas durante un periodo máximo de 5 años.

El estudio técnico para dictar qué predios pagarán contribución, aseguró la concejal Gloria Elsy Díaz, estableció una distancia máxima de 1,5 kilómetros a cualquiera de las obras incluidas, determinando que el límite puede variar debido a las barreras naturales y urbanas utilizadas para delimitar el área.

 

¿Qué opinan los concejales?

El Concejal Ricardo Correa afirmó que el proyecto mejorará las condiciones de vida de los bogotanos al construir infraestructura, mejorar el espacio público y brindar mayor movilidad. “Una ciudad que cuenta con buenas vías satisface las necesidades básicas, genera desarrollo, competitividad y crecimiento económico y social de las personas que habitan en ella”, señaló.

Por su parte, la concejal María Clara Name resaltó la importancia de esta herramienta dado que, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), aproximadamente el 50% de la malla vial principal de Bogotá ha sido construida mediante valorización.

Otros concejales han expresado su inconformidad con este nuevo cobro. Por un lado, el concejal Juan Carlos Flórez señaló que es inconveniente cobrar valorización en un tiempo en que la ciudadanía tiene el ‘cinturón apretado’; además, dijo que casi la mitad de contribuyentes pertenecen al estrato 4 y que no se identifica la capacidad de pago real de los contribuyentes.

En este sentido, el concejal Manuel Sarmiento indicó que antes del año 2005 la valorización se cobraba después de hacer un estudio detallado de la capacidad de pago de los contribuyentes con predios cercanos a las obras que se iban a construir, no un estudio general (como pasa con el actual cobro). Sobre el tema, el concejal Andrés Forero expresó que la estratificación no es una forma adecuada para definir la capacidad de pago y la riqueza de los ciudadanos, ya que hay predios avaluados en 1.000 millones ubicados en estratos 1 o 2 y hay predios avaluados en menos de 500 millones que se encuentran en estratos 4, 5 y 6.

Por su parte, el concejal Diego Molano explicó que este proyecto presenta obras que no son prioritarias para la ciudad. Solo una de las obras estipuladas para ser financiada por valorización está en el Plan Distrital de Desarrollo.

Así mismo, el concejal Pedro Javier Santiesteban aseguró que en la exposición de motivos de este proyecto, durante su trámite de aprobación, no se evidenciaron los criterios que sirvieron para priorizar las obras y los 3 ejes que se van a intervenir. El cabildante dijo que no existe equidad, puesto que la gran mayoría de las obras se van a realizar en estratos altos, lo que resulta excluyente y segregacionista.

El concejal Andrés Forero radicó 584 firmas de personas que van a verse afectadas por la valorización en la zona industrial de Puente Aranda y no están de acuerdo con este cobro. De acuerdo con el cabildante, las reuniones de socialización que se realizaron para informar a las comunidades acerca de los proyectos no fueron suficientes, pues no representan el 1% del total de los predios comprometidos. Frente a este asunto, el concejal Álvaro Argote manifestó que lo que exige la norma legal es hacer audiencias públicas para informar y consultar a la ciudadanía.

Por último, la concejal Maria Fernanda Rojas manifestó que el proyecto no cuenta con una perspectiva verde ni cuenta con una visión de conectividad ambiental. Así, por ejemplo, afirmó que las obras estipuladas para Molinos, en el eje Córdoba, afectarán el humedal que se encuentra en esta zona.