Blog: Estampilla pro universidades públicas, vía para inyectarles nuevos recursos

Publicado por Bogotá Cómo Vamos octubre 3, 2017

Concejo de Bogotá someterá a votación proyecto de acuerdo que ordena la emisión y cobro de la estampilla “Universidad Distrital Francisco José de Caldas 50 años”, para ayudar a solventar el déficit financiero de la institución y de la U. Nacional -sede Bogotá-.

Con el propósito de aumentar los rubros dirigidos a fortalecer y mejorar la calidad de la educación superior pública en la capital, el Concejo de Bogotá tramita actualmente un proyecto de acuerdo que ordena le emisión y cobro de una estampilla que inyectaría nuevos recursos a las universidades Distrital y Nacional, sede Bogotá.

El recaudo se haría por un periodo de 30 años (2018-2047) a través de personas naturales y jurídicas que suscriban contratos con entidades del Distrito, sus establecimientos públicos y la Universidad Distrital. Por cada contrato celebrado, el 1,1% del valor correspondiente se destinaría a la estampilla.

El proyecto excluye del cobro a los trabajadores de planta y a los contratistas con Órdenes de Prestación de Servicios (OPS) por menos de 315 Unidades de Valor Tributario (UVT) mensuales, es decir, una cifra equivalente a $10.035.585

Esta iniciativa busca darle cumplimiento a la Ley 1825 de 2017, la cual establece que el 70% del recaudo se destinará a la Universidad Distrital y el 30% restante, a la Universidad Nacional, sede Bogotá.

Los recursos proyectados para la Universidad la Distrital se distribuirán de la siguiente manera: 20% para cubrir pasivo pensional; 20% para su Plan de Desarrollo Físico; 10% para el mantenimiento y ampliación de la planta física y laboratorios; 7,5% para promover el Fondo de investigación; 2,5% para el fortalecimiento de doctorados; 2,5% para bibliotecas y centros de documentación y 7,5% para el fortalecimiento de las redes de datos y TICS.

En cuanto al porcentaje de dineros destinados a la Universidad Nacional, 12% serán para el fortalecimiento de estructuras declaradas como bienes de interés cultural; 10% para la recuperación y mantenimiento de bienes inmuebles y de planta física, y 8% para nuevas construcciones y equipamientos de TICS.

De aprobarse esta iniciativa, según la Secretaria Distrital de Hacienda, Beatriz Arbeláez, las universidades Distrital y Nacional (sede Bogotá) recibirían, en 30 años, alrededor de $ 2,7 billones por concepto de esta estampilla, entre cinco y siete veces más de lo que se ha recaudado en los últimos 14 años. De estos, $1,9 billones irían para la Universidad Distrital.

Carlos Javier Mosquera, rector encargado de la Universidad Distrital, afirmó que con estos nuevos recursos se podrían generar más de 40.000 nuevos cupos, dado que se ampliarán y mejorarán sedes como la Tecnológica del sur y la de Aduanilla de Paiba (antiguo matadero).

Porcentaje de cobro: tema de discordia

El valor del recaudo a través de la estampilla es uno de los temas que más debate ha generado entre los concejales. Varios de ellos han manifestado su inconformidad frente al aumento en el porcentaje del cobro de apenas un 0,1%, al pasar del 1% al 1,1%.

La concejal María Victoria Vargas afirmó que los ingresos de la Universidad Distrital por cobro de estampilla pasarían de $35.000 millones (recaudo estimado para 2017) a solo $24.500 millones en 2018, teniendo en cuenta que el recaudo total ya no es exclusivo para la Universidad Distrital “por lo cual los recursos reales recibidos para la Universidad Distrital se reducirían drásticamente”, indicó.

Por lo anterior, propuso un aumento del 0,5%, es decir, llegar a una tarifa de cobro del 1,5%. Con este monto, dijo, se recaudarían $36.750 millones.

Sin embargo, según la Secretaria de Hacienda, aplicar una tarifa del 1,5% tendría un impacto fiscal cercano a los $1,3 billones.

Para el concejal Daniel Palacios “la carga tributaria de los bogotanos es bastante alta como para pedirle más impuestos”; por ello, manifestó que el cobro debe mantenerse en 1,1%.

El cabildante Roberto Hinestrosa aseguró, por su parte, que de no aprobarse  la iniciativa, el déficit financiero de la universidad pública en Bogotá seguirá deteriorándose.

La Distrital, en particular, tiene cerca de 27.000 estudiantes, de los cuales el 97.37 % pertenecen a los estratos 1, 2 y 3. De estos, cerca de 1.000 provienen de poblaciones especiales. La Nacional, por su parte, cuenta con 31.474 estudiantes, de los cuales el 86,7% son de estratos 1, 2, y 3 y el 69% son de Bogotá.

“La crisis de la educación pública no se soluciona con una estampilla. Es un problema relacionado con la ejecución presupuestal del Gobierno Nacional”, indicó, al respecto, el concejal Cielo Nieves, basado en las cifras que presentó el cabildante Nelson Cubides y en las cuales se detalla que el presupuesto de Colombia para el sector educativo pasará de $35,4 billones a $35,3 billones en el 2018 (disminución del 0,1%).

Frente al tema presupuestal, el concejal Manuel Sarmiento agregó que la estampilla no es una buena herramienta –ni la única- para financiar la universidad pública, dado que los ingresos anuales no son fijos. Por lo tanto, insistió en que el Distrito debe destinar recursos propios para solucionar el déficit de la Universidad Distrital.

Con respecto a la ejecución de los dineros que se perciban por concepto de la estampilla, el concejal Yefer Vega solicitó hacer seguimiento, en la medida de lo posible, a la ejecución de los mismos por parte de la institución (sin afectar la autonomía universitaria).

Lo cierto es que tanto la Universidad Distrital como la Universidad Nacional -sede Bogotá- son instituciones de vital importancia para la formación y educación de los jóvenes menos favorecidos de la ciudad.

La votación que resulte del trámite del proyecto será vital para solventar, en parte, la crisis financiera que hoy vive la educación superior pública en la capital.

Ver aquí la sesión del 4 de septiembre sobre la iniciativa.

Ver aquí sesión del 20 de septiembre sobre la iniciativa.