El futuro del hospital San Juan de Dios

Publicado por Bogotá Cómo Vamos marzo 5, 2015

Según el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, la restauración arquitectónica del conjunto de bienes costaría 250 mil millones de pesos.

El pasado 3 de marzo se llevó a cabo un debate de control político citado por la bancada de Cambio Radical para tratar el tema del hospital San Juan de Dios.

 ¿Qué expusieron los concejales?

 Roberto Hinestrosa, vocero de la bancada, inició la sesión presentando los siguientes antecedentes del hospital San Juan de Dios:

  • En 2001 mediante la resolución 193 la Superintendencia Nacional de Salud estableció que el hospital carecía de toda posibilidad para ejecutar la gestión administrativa y asistencial, por lo que cerró y dejó de prestar los servicios de salud.
  • En 2005 mediante sentencia del Consejo de Estado se declaró la nulidad de los contratos que se habían celebrado entre la Beneficencia de Cundinamarca y el Estado, en donde se traspasaban los bienes de la Beneficencia a la denominada Fundación San Juan de Dios.
  • En el año 2006 se suscribió un acuerdo en el cual se avaló la competencia del gobernador de Cundinamarca para designar un liquidador que adelantaría el proceso de liquidación del Hospital San Juan de Dios. Dicho proceso de liquidación era necesario después de la declaración de nulidad de la Fundación.
  • De esta manera los bienes que se habían traspasado a la Fundación se debían devolver al destinatario de la donación, es decir, a la Beneficencia de Cundinamarca. Sin embargo, la Beneficencia no podía recibir el Hospital con sus pasivos por lo que se estableció un patrimonio autónomo para liquidar los pasivos y trasladar el remanente a la Beneficencia.
  • En 2008 la Corte Constitucional promulgó la sentencia 484 de 2008 en donde repartió las acreencias laborales del San Juan de Dios entre los siguientes responsables: en un 50% a la Nación, 25% al Distrito de Bogotá y 25% al Departamento de Cundinamarca, como garantes de las deudas que estaban en cabeza de la Beneficencia de Cundinamarca.
  • Para el 2015 la Fundación en liquidación y la Empresa de Renovación Urbana (ERU) suscribieron contrato de compraventa del complejo hospitalario conformado por el San Juan de Dios y el Instituto Materno Infantil. El contrato tuvo un valor de 150 mil millones de pesos.

 

El cabildante denunció que hay un limbo jurídico en el que el Distrito se comprometió a comprar el complejo hospitalario sin saber quién es el propietario real. Por una parte, en las últimas dos semanas, la oficina de Registro e Instrumentos Públicos Zona Sur de Bogotá ha recibido cinco solicitudes de objeción contra la titularidad de unos predios del complejo hospitalario, objeto de la compraventa. Por otro lado, frente a la titularidad del bien, la Jurisdicción Contencioso Administrativa es quien debe establecer quién es el propietario y esto no ha sucedido.

Según el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, la restauración arquitectónica del conjunto de bienes costaría 250 mil millones de pesos. Adicionalmente, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de los Andes, para abrir y dotar el San Juan de Dios en su totalidad -con servicios de altas especialidades- se requerirían más de un billón de pesos.

El contrato de compraventa se firmó pero fue modificado y la Empresa de Renovación Urbana (ERU) suscribió el contrato de arrendamiento con el agente liquidador de la Fundación, en  el que la ERU manifestó la urgencia de empezar las obras y agilizar la inauguración del proyecto hospitalario. El contrato de arrendamiento se hizo por 750 millones de pesos mensuales a 5 años. Los primeros 12 meses del contrato se pagaron por adelantado por parte del Distrito, es decir, se giraron 9.000 millones de pesos.

Sumado a lo anterior, el concejal Roberto Hinestrosa expuso que la reapertura del hospital San Juan de Dios por parte del Distrito, sin haber terminado el proceso de liquidación en curso, constituye un gran riesgo para las finanzas de Bogotá y de toda la Nación, ya que se expone a que sean los bogotanos los que terminen pagando los pasivos laborales que tiene la Fundación los cuales están alrededor de 2.2 billones de pesos. Con estas cifras, y según los datos del proceso de liquidación, la reapertura del San Juan de Dios costaría en total 7 billones de pesos.

En cuanto al presupuesto distrital, el Distrito suscribió el convenio denominado Plan Especial de Manejo y Protección del Hospital San Juan de Dios por un valor de 1.450 millones de pesos, recursos que se usarán para conservar el valor arquitectónico del inmueble. El concejal se preguntó por qué se invertirá todo el dinero en un bien que no es del Distrito sino que solo está arrendado y afirmó que las autoridades competentes deben investigar por qué el Distrito piensa invertir estos dineros en el complejo hospitalario y no el gobierno nacional.

El cabildante finalizó su exposición preguntándole a la administración por qué la Empresa de Renovación Urbana asume la titularidad del San Juan de Dios y no la Secretaría de Salud. Cuál es el verdadero interés de la administración en el Hospital San Juan de Dios, ya que el Distrito no cuenta con los recursos necesarios para implementar la recuperación y reparación arquitectónica y dotar al Hospital.

¿Qué responde la administración?

La Directora Distrital del Instituto de Patrimonio Cultural, María Eugenia Martínez, explicó que el Plan Especial de Manejo y Protección (PEM) es resultado de una mesa derivada de la ley 735 de 2002 coordinada desde 2012 por la Procuraduría General de la Nación. El objetivo del PEM es formular un instrumento de planificación y gestión para unas 16.5 hectáreas que tiene el complejo hospitalario. No solo propicia la protección de los bienes culturales, sino que trabaja el funcionamiento del hospital por etapas y da una ruta financiera clara en la que el Ministerio de Cultura aportará 500 millones de pesos.

Manifestó que a través de esa misma ley se declaró patrimonio de la Nación al hospital San Juan de Dios y se estableció que debe ser un centro docente y de investigación; además declaró que es deber de todos no dejar caer un patrimonio cultural de los colombianos y por lo tanto la recuperación del conjunto hospitalario no es materia discrecional para un conjunto de entidades nacionales, departamentales o distritales.

La directora expuso que la reapertura exige una reingeniería institucional, un programa de saneamiento ambiental, una recuperación de infraestructuras, edificaciones y espacios públicos, una solución al problema de la ocupación irregular de instalaciones y la iniciación de un plan médico adoptado por fases.

Resaltó además que el hospital San Juan de Dios fue el primer hospital de la Nueva Granada, que nació en el centro histórico en 1564 y que está ligado a la vida científica, educativa y médica del país. Actualmente hay un análisis institucional urbano que determina la propuesta y un programa médico arquitectónico en curso que se basa en un estudio de oferta y demanda para mirar cómo el San Juan de Dios complementa y no entra a competir con otros servicios de la ciudad.

Por su parte, la Secretaria Distrital General, Martha Lucía Zamora, aclaró que el proyecto del complejo hospitalario viene de tiempo atrás y no es un capricho de la actual administración. Es un proyecto que se viene trabajando de manera seria, equilibrada y analizando cada uno de los componentes arquitectónicos, médicos y jurídicos que tiene.

Desde el momento en que inicia el proceso para la adjudicación del San Juan de Dios el Distrito se presenta, a través de la ERU, a la misma y finalmente con una resolución del 27 de noviembre de 2014, el liquidador adjudica al único proponente el complejo hospitalario. Dentro de todas las cláusulas, tanto en el contrato de arrendamiento como en las dos resoluciones, la de adjudicación y la de transferencia del dominio, aparece una cláusula expuesta por el Distrito que establece que mientras no exista el registro y oficialmente aparezca el traspaso del dominio y la propiedad plena a cargo no puede haber una entrega de los recursos apropiados para esto.

Frente a los pasivos laborales del San Juan de Dios, la Secretaria explicó que el camino adecuado para obtener acreencias laborales, como lo establece el artículo 85 de la Constitución Política, es el de las demandas ante la jurisdicción laboral. La Corte Constitucional estableció que la relación laborar existente entre los empleados y el San Juan de Dios finalizó el 29 de octubre de 2001 y el del Materno Infantil entre 2005 a 2006. Esos derechos adquiridos sólo pueden generar beneficios antes del 2008. Durante el último tiempo los extrabajadores del complejo han logrado a través de tutelas ser reconocidos. Por esto, es imposible pensar en una sustitución patronal como se afirmó por parte de la bancada citante.

Finalizó aclarando que no constituye  riesgo alguno para el Distrito el contrato que se hará para arrendar el San Juan de Dios; por  el contrario, abrirá la puerta para solucionar un problema social y logrará reconocer los derechos laborales de los antiguos trabajadores del complejo hospitalario.

¿Qué viene?

Por la complejidad del tema el debate se aplazó y el Concejo se comprometió a programar una nueva sesión para continuar con la exposición por parte de la administración,  en la que  los concejales manifiesten sus posiciones frente al presente y futuro del hospital San Juan de Dios.

Datos Clave

Tema: Hospital San Juan de Dios

Citantes: Bancada Cambio Radical

¿Cuándo? 03 de marzo de 2015

¿Qué? Debate de control político

 

¿Qué es?

 El Programa Concejo Cómo Vamos realiza seguimiento a la labor del Concejo de Bogotá. Con estos resúmenes de los principales debates le entregamos a la ciudadanía información relevante para que conozca la importancia de los temas que se desarrollan en el Concejo de Bogotá.