El embrollo de La Conejera

Publicado por Bogotá Cómo Vamos febrero 9, 2015

La bancada de la Alianza Verde citó a la Administración a un debate de control político para tratar el tema del humedal La Conejera.

La bancada de la Alianza Verde citó a la Administración a un debate de control político para tratar el tema del humedal La Conejera. Según la bancada, la etapa 8 del Proyecto Fontanar del Río viola la protección ambiental de este humedal.

 

¿Qué expusieron los concejales?

El concejal Carlos Roberto Sáenz exaltó la labor y dedicación de los integrantes del campamento que se encuentran en el Parque Vecinal Hato Chico, protestando la construcción inminente de la etapa 8 del proyecto Fontanar del Río que, según ellos, afectaría irremediablemente el Humedal la Conejera.

Sáenz solicitó a la Administración detener la construcción para evitar un daño ambiental considerable, como lo ha hecho en el caso de Cerro Verde y Monte Rosales, debido a que, a su juicio, existen múltiples irregularidades y hechos alarmantes, a saber:

  •    Nunca se dio aviso a los vecinos sobre la intención de construir.
  •    Fue demolida una casona en el predio correspondiente a la Hacienda Fontanar del Río, que estaba constituida como bien de interés cultural.
  •     El mismo director de la obra recomendó no construir, debido a que, según él, existe en el predio un alto riesgo de inundación.
  •  Los planos del proyecto muestran que la construcción va hasta a una distancia de un metro del canal Afidro, que es parte de la estructura hídrica del humedal.
  •    Existen inconsistencias entre los planos urbanísticos, topográficos y de catastro, y no se sabe cuál es el que funge como oficial.
  •   El IDIGER ha reconocido que existirían impactos ambientales si la construcción sigue avante, aunque ha minimizado su importancia.

Por tanto, el concejal Sáenz concluyó que, conforme a las obligaciones internacionales del Estado Colombiano contraídas en la Convención de Ramsar y la Convención sobre la Biodiversidad, la administración debería  suspender la obra.

Así mismo, la bancada de la Alianza Verde destacó la labor de la Personería Distrital que interpuso una acción popular para interrumpir la construcción en la zona.

¿Qué responde la Administración?

La administración articuló su respuesta por medio de las intervenciones de la Secretaria General, Martha Lucía Zamora, el Secretario de Planeación, Gerardo Ardila y la Secretaria de Ambiente Susana Muhamad. Se hizo énfasis sobre cuatro puntos

 

1. La administración no puede imponer la normativa ambiental del MEPOT para el proyecto Reserva de Fontanar:

Efectivamente, el Plan de Ordenamiento Territorial vigente (Decreto 616 de 2000) declaró el borde norte y noroccidental de la ciudad como área urbana, abriéndole la puerta a proyectos tales como la Reserva de Fontanar. Las licencias de construcción, que se conceden como bloque a los proyectos por etapas fueron obtenidas por el constructor en el año 2003, razón por la cual la normativa que le aplica al proyecto es la del POT vigente y no la del MEPOT. Así pues, exigir a la constructora apegarse a la MEPOT sería  ilegal.

2.La acción popular interpuesta por la Personería Distrital está basada sobre un plano que contiene errores:

El Secretario de Planeación y la Secretaria de Ambiente redundaron en el hecho de que existen tres planos de la zona, cada uno con propósitos distintos. Estos son, el plano urbanístico, el plano topográfico y el plano del IDECA. El primero tiene como propósito definir las zonas urbanas y está georreferenciado en terreno, al igual que el plano topográfico. El plano del IDECA es elaborado por Catastro y tiene como propósito exclusivo ser un plano de referencia, razón por la cual es satelital y no tiene georreferenciación en terreno. Sin embargo, cuando se cruzan los planos de la construcción con los planos urbanísticos y topográficos, se encuentra que el proyecto Reserva de Fontanar no tiene ninguna construcción sobre las zonas protegidas por la regulación ambiental

 

3. La administración ha progresado sustancialmente en asegurar la supervivencia de humedales en Bogotá:

La Secretaria de Ambiente puntualizó que la supervivencia del Humedal la Conejera, entre otros, está supeditada a la conectividad hídrica entre los cerros y el humedal y entre la Reserva Thomas Van Der Hamme y el humedal. La reserva Thomas Van Der Hamme ha sido establecida por la presente Administración y ha de ser determinante en la protección y supervivencia de los humedales. La inversión en los predios de la Reserva ha impedido un mayor deterioro del Humedal la Conejera.

Adicionalmente, la Administración ha re-direccionado el curso de la ALO para proteger al humedal y a la reserva

 

4. Jurídicamente no existe violación alguna a la normativa ambiental ni peligro inminente o alto riesgo:

La Secretaria de Ambiente expresó que si bien el proyecto cumple con todos los requisitos jurídicos y no viola la normativa ambiental vigente. Si bien parte del predio (19m2) perteneciente a la constructora se traslapa con la Zona de Manejo y Protección Ambiental (ZMPA), no es ilegal que la ZMPA sea privada, sino que se construya sobre ella.

En dos revisiones de los planos de construcción, la Secretaría de Ambiente encontró que la construcción en ningún momento se superpondría a la ZMPA. Más allá de esto, la Secretaría de Ambiente comisionó un estudio de los expertos Gary Stills y Loretta Rosselli, quienes no encontraron peligro inminente o alto riesgo. Así pues, la Administración aduce que, a pesar de una revisión integral de las potenciales soluciones al problema, no ha encontrado ninguna razón que se acople a la normatividad ambiental vigente para detener la construcción.

Adicionalmente a ello, la constructora ha accedido a reformar los planos de construcción para asegurarse que esta no se acerque a más de 15 metros del canal Afidro, que hace parte de la estructura hídrica del humedal.

¿Qué viene?

La Secretaria de Ambiente, Susana Muhamad, presentó dos posibles soluciones al Cabildo Distrital: la primera consistiría en la compra del predio sobre el que se ha de alzar la etapa 8 del proyecto Reserva de Fontanar. Sin embargo, la Secretaria considera que esta solución no responde a la problemática ambiental más amplia, en el sentido en que según la normatividad vigente, proyectos similares podrían alzarse en otros predios aledaños al humedal, causando impactos similares.

La segunda solución sería comprar predios que permitirían crear un verdadero “buffer ambiental” que amortiguara los impactos de las construcciones sobre el humedal. Este buffer ambiental tendría que consistir en una franja de aproximadamente de 50 metros a partir de los límites del cuerpo de agua. Sin embargo, esta solución requeriría una inversión potencialmente superior a los 150 mil millones de pesos, que el Distrito no posee dentro de su presupuesto y que, por tanto, deberían ser asignados por el Concejo de Bogotá extraordinariamente.

Ambas soluciones tendrán que ser tomadas en cuenta por el Alcalde ad-hoc que se designe para tratar el asunto y el Concejo, ya que el Alcalde Gustavo Petro se ha declarado impedido, debido a sus relaciones familiares con uno de los propietarios de la constructora que adelanta el proyecto.

 

Datos Clave

Tema: acciones del Distrito frente a la afectación del humedal La Conejera por cuenta de la construcción del proyecto “Reserva de Fontanar”.

Citantes: Bancada de la Alianza Verde

¿Cuándo? 27 de Enero de 2015

 

El Programa Concejo Cómo Vamos realiza seguimiento a la labor del Concejo de Bogotá. Con estos resúmenes de los principales debates le entregamos a la ciudadanía, información relevante para que conozca la importancia de los temas que se desarrollan en el Concejo de Bogotá.