Una ciudad para y por nuestros niños y niñas

Publicado por Bogotá Cómo Vamos abril 28, 2016

Bogotá debe ser una ciudad que garantice el buen desarrollo físico y emocional de sus niños y niñas, pero para lograrlo, hay que hacer diagnósticos profundos que permitan atender las necesidades específicas de los menores que habitan la capital.

La Administración anunció la Ruta Integral a la Primera Infancia para priorizar la atención de 253.000 niños y niñas, en un trabajo articulado con cinco entidades distritales y el Gobierno Nacional. El reto debe ser convertir a Bogotá en una ciudad que cuide más a sus niños y niñas.

Para esto es importante avanzar en la consolidación de los indicadores existentes que permitan monitorear las condiciones de vida de la primera infancia en Bogotá y sus localidades, específicamente en relación a la disponibilidad de datos con desagregación, que incluya el enfoque diferencial: sexo, discapacidad, pertenencia étnica y víctimas del conflicto armado; esto, con el fin de lograr identificar las posibles inequidades que se pueden presentar al contar con alguna(s) de estas condiciones.

La ciudad cuenta con buena información desagregada para sectores de educación, salud y seguridad, en donde se han visto avances importantes. Sin embargo, los promedios esconden realidades y por eso es fundamental conocer los contextos particulares para poder atender las necesidades específicas de los niños y niñas de nuestra ciudad.

Un ejemplo es la viniño pobreolencia intrafamiliar, que es uno de los flagelos que más afecta a los menores. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, en 2015 se presentaron 2.575 casos de niños, entre los 0 y los 14 años, que sufrieron este tipo de violencia. Las localidades donde más se presentó fueron Kennedy con 359 casos, Bosa con 311 y San Cristóbal con 279 casos.

Lo mismo sucede en accidentalidad vial, pues el año anterior 479 menores de 14 años resultaron lesionados en accidentes de tránsito, siendo Kennedy la localidad donde más se registraron accidentes.

Deber ser un compromiso de la Administración profundizar en otras necesidades de la primera infancia que permitan implementar políticas para hacer de Bogotá una ciudad enfocada en trabajar por sus ciudadanos del futuro.