Transmilenio, un bien público que debemos preservar

Publicado por Bogotá Cómo Vamos marzo 8, 2019

El uso indebido e irrespetuoso que hacen algunos bogotanos del sistema es una muestra más de la ausencia de cultura ciudadana en el transporte público.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

El uso indebido e irrespetuoso que hacen algunos bogotanos del sistema Transmilenio es una muestra más de la ausencia de cultura ciudadana en el transporte público.

Aunque es complejo controlar muchas de esas conductas que a diario se viven en las estaciones y articulados, es necesario aplicar con más rigor el Código Nacional de Policía y Convivencia, el cual contempla, al menos, 16 comportamientos contrarios a la convivencia en el transporte masivo.

La continua violación de esta norma hace necesario fortalecer la intervención de la Policía en el sistema, así como repensar las estrategias para promover el respeto, buen uso y cuidado del mismo. De igual forma, el manual del usuario del sistema integrado de transporte público contiene una serie de derechos y deberes cuyo cumplimiento debe ser exigible de manera constante y no solo cuando ocurran hechos puntuales.

Preocupa, precisamente, que dos de los comportamientos ciudadanos con mayor número de multas en Bogotá ocurran en el transporte público: evadir el pago de la tarifa (37.238 comparendos en 2018) e ingresar y salir de estaciones o portales por lugares indebidos (23.657 comparendos).

A esto se suma la presencia permanente de ventas ambulantes, mendicidad y robos dentro del sistema, que afectan la tranquilidad de los usuarios.

Si bien existe inconformidad por la calidad del servicio que hoy presta Transmilenio, ello no puede ser excusa para maltratarlo y vandalizarlo. Se trata de un bien público que todos debemos preservar.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN