Transmilenio: más usuarios, más insatisfacción

Publicado por Bogotá Cómo Vamos octubre 17, 2017

Hoy, comparado con otros modos de transporte, tiene el mayor tiempo promedio de trayecto, realiza el 16% de los viajes en la ciudad y su troncal de Autonorte es la que más usuarios moviliza: el año pasado movió a 415.580 pasajeros al día.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

En diciembre del año 2.000, TransMilenio puso a rodar enormes buses articulados por las calles de Bogotá. En su momento, el sistema representó una solución al caos de movilidad y enorme polución que generaba el transporte de la época.

Muchos recuerdan, aún, aquellos buses viejos, con pasajeros colgando de sus puertas, que paraban en cada esquina y transitaban, con música a alto volumen y vendedores ambulantes, por grandes avenidas como la Caracas y la Carrera Décima.

En cuestión de días, los buses rojos comenzaron a transportar 45.000 pasajeros por hora por sentido. El año pasado, según cifras de TransMilenio, el sistema tuvo un promedio de $2’444.803 entradas diarias en sus 13 troncales.

Su rapidez era una ventaja muy valorada. Pero hoy, comparado con otros modos de transporte, tiene el mayor tiempo promedio de viaje (más de una hora por trayecto), superior, incluso, al de las bicicletas (50,8 minutos), motos (48) y carros particulares (53,5), según datos del más reciente Informe de Calidad de Vida de la ciudad elaborado por Bogotá Cómo Vamos (BCV). Su velocidad promedio es de 26 km/h.

En la Encuesta de Percepción Ciudadana 2016, que también realiza BCV, el 62% de los bogotanos opinó que sus trayectos habituales en la ciudad duraron más tiempo en el último año. En el Norte (zonas de Suba y Usaquén), esta proporción fue del 69%.

Para 2016, TM tenía una flota de 682 vehículos; y a pesar de contar con la menor proporción de parque automotor comparado con los otros modos (1´120.279 carros particulares y 50.500 taxis) hoy realiza la mayor cantidad de viajes en la ciudad: 16%.

Al ser consultados sobre su satisfacción con el servicio de Transmilenio, solo el 18% de quienes lo usan como principal medio de transporte manifestó estar complacido. Así mismo, apenas el 12% opinó que el servicio de TM había mejorado en el último año.

La troncal de Autonorte, en particular, que conecta a la capital con los municipios vecinos, es la que más usuarios moviliza: el año pasado movió a 415.580 pasajeros al día. Por ella transitan, diariamente, el 17% de los bogotanos que utilizan Transmilenio.

Las estaciones con mayor movimiento de pasajeros en esta troncal, en 2016, fueron: Calle 100 (12’661.793 entradas), Alcalá (9’017.190), Calle 127 (6’863.273), Héroes (6’749.248), Toberín (6’534.773) y Calle 85 (6’217.815). Todas ellas, junto a la estación de Banderas (con 13’325.350 de entradas), son las más concurridas del sistema.

Si bien TM significó un cambio en la movilidad y aportó en la organización del sistema de transporte capitalino, hoy, más que nunca, necesita renovar su flota y corregir sus deficiencias, pues lo aquejan las congestiones, las bajas frecuencias de rutas en ciertas troncales y estaciones, la inseguridad, las ventas ambulantes, la contaminación y la ausencia de cultura ciudadana.

El reto, entonces, es convertirlo en un transporte más eficiente, seguro, limpio, atractivo y mejor conectado con otros modos, en aras de mejorar la movilidad y la calidad de vida de la ciudad.

* Columna de opinión del director publicada en EL TIEMPO ZONA