Seguridad alimentaria en Bogotá

Publicado por Bogotá Cómo Vamos mayo 20, 2015

Tema: Bonos canjeables por alimentos Citantes: Alianza Social Independiente ¿Cuándo? 04 de mayo de 2015 ¿Qué? Debate de control político

Por: Claudia Ospina Barrera

 

El pasado lunes 4 de mayo se llevó a cabo un debate de control político sobre los bonos canjeables por alimentos, citado por el concejal Juan Carlos Flórez de la Alianza Social Independiente en sesión plenaria dentro del Concejo de Bogotá.

 

¿Qué expusieron los concejales?

El concejal Flórez, inició el debate de control político recordando que el primer Objetivo del Milenio es erradicar el hambre en el mundo. Según explicó, las diferentes administraciones de Bogotá han intentado cumplir con esta meta invirtiendo más de 2.9 millones de pesos en su política de seguridad alimentaria.

Entre 2004 y 2015 el presupuesto para reducir el hambre en los sectores más vulnerables de la sociedad bogotana ha aumentado, y actualmente el 76% de los recursos de seguridad alimentaria son ejecutados por la Secretaría de Integración Social.

Según el balance a 31 de diciembre de 2014 existen 353.569 personas beneficiadas con la política alimentaria del Distrito. De estas, 80.565 son atendidas por cupos en comedores comunitarios, 33.121 con canastas alimentarias, 86.127 cuentan con apoyo alimentario especializado y 151.356 con bonos cambiables. Sin embargo, el concejal Flórez afirmó que según sus investigaciones, el aporte real de la administración de Gustavo Petro es de 260.357 cupos y no de 353.569 personas.

Centrando el debate en los bonos canjeables, el cabildante planteó las siguientes problemáticas:

  • La Administración le entregó a un solo contratista, Colsubsidio, $95.746.303.840 de pesos entre contratos y otrosíes.
  • Entre 2013 y 2014 la Secretaría de Integración Social le entregó al consorcio Colsubsidio Cencosud 142 mil millones de pesos. El monto restante fue distribuido entre Cooratiendas (16 mil millones de pesos) y Unión Temporal Bonos 2014 (5 mil millones de pesos) integrada por afiliados a Coorantiendas.
  • En agosto de 2013 la Secretaría adjudicó tres contratos por $63.830.920.000 de pesos para el suministro de bonos al consorcio. En 2014 los tres contratos tuvieron adiciones por el 50% del valor inicial, y fue ampliada su duración hasta noviembre de ese año, por lo que se llega a la suma de $95.746.303.840 pesos, tras un proceso de selección muy favorable para el contratista
  • El proceso de adjudicación duró 14 días hábiles y participó un solo proponente, quien se ganó 3 contratos. El contratista tan sólo se vio obligado a hacer un descuento del 3,4% sobre el precio regular de los productos.
  • Paralelamente la Secretaría de Integración le entregó $16.713.635.810 pesos a Cooratiendas para bonos en 2014. Inicialmente el convenio se suscribió por 9 meses por un valor de $11.735.713.810 pesos, pero en noviembre de 2014 se celebraron 2 otrosíes que ampliaron el plazo en 92 días calendario, es decir, hasta febrero de 2015 y adicionaron el valor en $5.516.009.800. El valor total del convenio fue de $17.251.723.610.
  • Se contrataron 122.487 bonos con la particularidad que fueron más caros que los contratados con el consorcio Colsubsidio Cencosud, porque no se aplicó el descuento del 3,4% para los productos.
  • Según la Secretaría de Integración, actualmente se está tramitando un nuevo proceso en la bolsa mercantil de Colombia para la compra de bonos canjeables por alimentos, con un presupuesto de $119.656.453.000, pero hasta este momento las operaciones no han sido adjudicadas.

El concejal cuestionó el modelo pues según su criterio es un gana-gana para los supermercados y un pierde-pierde para los beneficiarios, ya que los proveedores dan un día específico para cambiar el bono con alimentos determinados, lo que dificulta muchas veces el real acceso para los beneficiaros.

De igual forma, manifestó que pese a la millonaria inversión del Distrito, ésta no se traduce en precios bajos para los ciudadanos. Comparando los precios de los alimentos en diferentes supermercados, el Concejal afirmó  que los de Colsubsidio son más costosos, por lo que se cuestiona cómo un contrato con un valor tan alto no garantiza mejores precios para los bonos canjeables.

Sumado a lo anterior, dijo que el vencimiento de los alimentos suele ser muy cercano, por lo que la calidad de los productos es muy baja. Beneficiaros de bonos reclaman por altos costos de los productos, mala calidad, restricciones para su canje e intermitencia en su entrega.

¿Qué responde la Administración?

El secretario de Integración Social, Jorge Rojas, afirmó que la política de seguridad alimentaria busca beneficiar a personas que realmente lo necesitan. La transparencia del mercado es del 100%. Hay una pluralidad de oferentes y una formación coherente de precios.

Resaltó que se han buscado beneficios especiales para personas con discapacidad y comunidad LGBTI, pero adicionalmente aceptó que la Administración es consciente de las problemáticas con los precios del consorcio Colsubsidio-Cencosud. Explicó que se está trabajando en lograr soluciones a los problemas con los alimentos, sin que ello implique costos adicionales.

Aclaró que los procesos de contratación se han hecho de manera transparente y correcta, teniendo ahora un número mayor de contratistas para lograr una atención óptima en las diferentes localidades de la ciudad. Se está logrando con este nuevo modelo de cupos canjeables impactar de una manera positiva a la familia, permitiendo que sean sus miembros quienes escojan a su gusto los alimentos y puedan compartir en las comidas, lo que no se estaba logrando con los comedores comunitarios. Según afirmó el secretario, en la actual Administración se logró pasar de 630 mil a 969 mil personas atendidas con la política alimentaria y los bonos canjeables.

¿Qué viene?

Los concejales resaltaron los logros que ha tenido la política alimentaria en los diferentes gobiernos de la ciudad, pero pidieron un trabajo conjunto entre Alcaldía y Concejo para garantizar que esto no sea un  programa variable en cada administración, sino que se consolide en una política pública de largo plazo.

El cabildante Juan Carlos Flórez pidió encontrar soluciones concretas para mejorar la calidad del servicio, ya que los beneficiarios están satisfechos con los bonos, pero exigen un mejor trato. Por su parte la Administración se comprometió a revisar comedor por comedor, bono por bono, no solo para mejorar la oferta actual, sino también para evitar que las personas que reciben estos beneficios se queden por años esperando la asistencia distrital. La prioridad son los niños, niñas, discapacitados y la tercera edad.