Preocupa calidad del aire

Publicado por Bogotá Cómo Vamos abril 16, 2018

Las zonas más contaminadas de Bogotá son el suroccidente (Carvajal-Sevillana y Kennedy) y el sur (en el área aledaña a la estación Tunal). Por estos sectores acceden y transitan vehículos de carga pesada y se asientan varias industrias (fuentes fijas), estas últimas responsables de gran parte de la contaminación en estas áreas de la ciudad.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

El transporte público y el transporte de carga son las principales fuentes de contaminación de la ciudad, dado que funcionan, principalmente, con motores diésel (ACPM), cuya combustión produce grandes cantidades de monóxido de carbono y material particulado (PM).

Actualmente, los camiones y buses de servicio público colectivo (SITP, provisionales) aportan el 67% de las emisiones de PM en la capital.

Las zonas más contaminadas de Bogotá son el suroccidente (Carvajal-Sevillana y Kennedy) y el sur (en el área aledaña a la estación Tunal). Por estos sectores acceden y transitan vehículos de carga pesada y se asientan varias industrias (fuentes fijas), estas últimas responsables de gran parte de la contaminación en estas áreas de la ciudad.

Preocupa, por ejemplo, que entre 2014 y 2016 un total de 21.127 vehículos de transporte público superaron los niveles de opacidad (oscuridad de las emisiones de un vehículo diésel).

Es momento de migrar hacia tecnologías limpias y pensar en opciones distintas: vehículos que incorporen el estándar Euro VI (que reducen en un 50% la emisión del material particulado en motores diésel), biocombustibles, gas natural y buses eléctricos e híbridos (estos últimos contaminan hasta un 30% menos), un proceso de transición tecnológica que no podemos postergar.

En cuanto a las fuentes fijas (industriales) es importante relocalizar aquellas actividades con mayor impacto negativo en la calidad del aire. Hay que frenar la contaminación. Esta no puede ser un tema secundario, pues de por medio están la calidad de vida y el bienestar ciudadano.

* Columna de opinión del director publicada en el Diario ADN