POT, un asunto de todos

Publicado por Bogotá Cómo Vamos septiembre 27, 2019

La actual discusión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) es muy relevante, al ser la carta de navegación de la ciudad para los próximos 12 años. Ello es fundamental a la luz de las nuevas dinámicas demográficas y el desarrollo urbano que ha tenido la capital desde hace 2 décadas.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

La actual discusión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) es muy relevante, al ser la carta de navegación de la ciudad para los próximos 12 años. Ello es fundamental a la luz de las nuevas dinámicas demográficas y el desarrollo urbano que ha tenido la capital desde hace 2 décadas, cuando se expidió el POT que hoy nos rige y que, tras varias modificaciones, fue compilado en 2004.

Todo lo que allí se apruebe tendrá un impacto en el bienestar ciudadano: el desarrollo de infraestructura, el uso que se le otorgue al suelo, la renovación urbana, la construcción de vivienda nueva, las estrategias para la consolidación y el fortalecimiento de la actividad empresarial y la creación de nuevos equipamientos.

Es fundamental, por ejemplo, incorporar las más recientes cifras del censo para determinar el número de viviendas que requiere Bogotá. El POT es clave para definir hacia dónde debe crecer la ciudad y cómo debe hacerlo, lo cual tiene impactos en materia de movilidad, servicios públicos y seguridad.

Para empezar, es importante establecer, como prioridad, la construcción de la Primera Línea del Metro de Bogotá – PLMB y su conexión con el Regiotram y la red férrea de occidente y del norte; así mismo, priorizar las tecnologías que resulten más eficientes y sostenibles en la solución intermodal para mejorar los desplazamientos en la capital (no solo Transmilenio).

De otro lado, es clave vincular a las empresas al proceso de renovación urbana así como promover el desarrollo de parques científicos, tecnológicos y de innovación. También es importante incluir, con mayor detalle, los proyectos relacionados con la infraestructura aeroportuaria y establecer un modelo innovador de gestión que permita la adecuada separación, tratamiento y disposición final de los residuos sólidos, hospitalarios y escombros.

Los retos son inmensos, en muchos otros frentes, dada la complejidad de temas que el POT aborda. Lo importante es llegar a consensos y construir, de manera colectiva, una ciudad que priorice el bienestar ciudadano.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN