No hay espera

Publicado por Bogotá Cómo Vamos marzo 19, 2014

El ejercicio de Bogotá Cómo Vamos promueve un gobierno efectivo más allá de las discusiones coyunturales o los cambios electorales. Es por eso que insistimos en las soluciones a corto plazo y en los impactos a largo plazo. En ese sentido, el programa ha identificado varios aspectos en los que la ciudad deberá seguir trabajando para garantizar la calidad de vida en los próximos años, independientemente de lo que suceda con el alcalde Gustavo Petro en los próximos días.

El año pasado, el Concejo de Bogotá autorizó al gobierno local a endeudarse por más de $3 billones que deberán ser usados en obras de infraestructura de movilidad, salud y educación. De estos recursos dependen la construcción del metro, nuevas vías, troncales de Transmilenio y los cables aéreos;
también, la construcción de nuevos colegios y la ampliación de la capacidad de atención en los hospitales públicos. La ciudad debe insistir en la correcta planeación y construcción de esta infraestructura pues estará directamente relacionada con la calidad de vida, la generación de riqueza, el combate de la desigualdad y la competitividad de la ciudad

La ciudad también debe proseguir los esfuerzos por mejorar la calidad de la educación, el respeto por la vida y la ejecución oportuna de los recursos públicos. Bogotá ha tenido muchos avances en los últimos 25 años y debe enfocar muy bien el trabajo de su aparato administrativo para que estos se traduzcan en una mejor ciudad para vivir.

___

Columna publicada originalmente en ADN Bogotá