Negligencia y malos diagnósticos contribuyen a la mortalidad materna

Publicado por Bogotá Cómo Vamos septiembre 25, 2017

En mesa técnica sobre el tema, liderada por Bogotá Cómo Vamos, en asocio con la Universidad de los Andes y Así Vamos en Salud, la Secretaría Distrital de Salud afirmó que concentrará en pocos lugares de Bogotá la atención especializada del parto, a fin de mejorar la calidad de la atención obstétrica e infantil en la ciudad.

Descuido, negligencia, diagnósticos erróneos y ausencia de seguimiento a protocolos médicos contribuyen hoy a la mortalidad materna en Bogotá.

Así lo afirmó el Secretario Distrital de Salud, Luis Gonzalo Morales, durante una mesa técnica sobre el tema convocada por Bogotá Cómo Vamos, en asocio con el grupo de salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes y Así Vamos en Salud.

En 2016, según datos oficiales, fallecieron 27 maternas en la ciudad y en lo corrido del año (con corte a 2 de septiembre) van 20. Las mujeres entre 15 y 19 años y 35 y 39 años son el grupo de edad con mayor número de fallecidas por cada 100.000 nacidos vivos.

Hoy, las causas directas de la mortalidad materna siguen siendo las mismas de años anteriores: trastornos hipertensivos (23%), hemorragias (16%), trombosis y embolias (10%) e infecciones (8%).

“El problema no es de acceso sino de oportunidad. En los últimos casos, hemos visto que las maternas llegan tarde a la institución hospitalaria o lo han hecho al lugar equivocado, en el cual no hay personal con suficiente habilidad y experiencia para manejar dichos casos. Las mujeres se siguen muriendo por circunstancias complejas que no pueden ser manejadas en cualquier sitio”, dijo el Secretario de Salud.

Por lo anterior, señaló el funcionario, se buscará concentrar en unos pocos lugares las unidades especializadas de atención obstétrica e infantil para mejorar la calidad de la atención en Bogotá.

“Estamos en el proceso de definir no solo cuántas unidades sino dónde deberían quedar y qué personal debería estar allí… En principio, hemos pensado en que haya por lo menos un sitio especializado en cada una de las cuatro subredes. Hablamos, por ejemplo, de la creación de una unidad especializada de pediatría en el Hospital El Tintal, construir un nuevo instituto materno infantil y fortalecer la atención de las maternas y los niños en Suba, localidad que concentra población vulnerable”, agregó Morales.

Actualmente, el 66% de las muertes maternas se concentran en los estratos 2 y 3 y el 61% de los decesos corresponde a mujeres con bajo nivel educativo. El riesgo de mortalidad materna es tres veces mayor en el régimen subsidiado.

“Hay evidencia internacional, tanto en Europa como en Latinoamérica, de que los servicios de ginecoobstetricia deben ser especializados, atendidos por personal experto y con infraestructura y equipamiento adecuados, pues casi el 60 por ciento de la mortalidad materna está asociada a fallas en la calidad de los servicios. Si concentramos esos sitios es mas fácil atender a las gestantes. Tener servicios de baja calidad es un factor adicional que favorece la mortalidad. La propuesta es que Bogotá tenga cuatro o seis lugares de atención exclusiva para el parto y el recién nacido”, indicó, por su parte, Luis Jorge Hernández, director del grupo de salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes.

Según Morales, Medellín tiene la mitad de la mortalidad materna (proporcionalmente) de Bogotá y su estrategia ha sido concentrar la atención de los partos en solo dos lugares de la ciudad. La capital tiene más de 45 sitios “lo que aparentemente genera acceso pero no garantiza la atención de las mujeres por parte de personal idóneo”, agregó el Secretario.

Actualmente, Bogotá registra de 25 a 30 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, mientras que en Medellín se presentan 12 casos por cada 100.000 nacidos vivos (en Colombia son, en promedio, 54). Aunque en la ciudad viene disminuyendo la mortalidad materna –con unos picos en ciertos años-, la cifra aún sigue siendo alta.

“La mortalidad materna e infantil deben verse como un problema de inequidad social más que del sector salud”, puntualizó el Secretario Morales.

De igual forma, enfatizó en que se intensificará la vigilancia epidemiológica de ambas mortalidades en la ciudad, de manera que habrá un monitoreo diario de los decesos para saber cuáles son las causas detrás de cada uno de ellos y así intervenir de forma inmediata.