Movilidad con enfoque de género

Publicado por Bogotá Cómo Vamos diciembre 1, 2017

Hoy, más que nunca, cobra relevancia el concepto de ciudad con enfoque de género, el cual pasa por tener modos masivos de transporte que brinden a las mujeres desplazamientos seguros, libres de agresión e intimidación.

 

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Disfrutar la ciudad en condiciones equitativas implica una planificación urbana que les permita, a hombres y mujeres, gozar con las mismas garantías de un espacio público amigable, limpio y seguro.

Esto incluye acceder a un servicio de transporte masivo cálido y respetuoso. Las mujeres, en particular, perciben de manera hostil e insegura su movilidad en la ciudad, pues allí sienten amenazada su integridad física.

Hoy más que nunca, cobra relevancia el concepto de ciudad con enfoque de género, el cual pasa por tener modos masivos de transporte que brinden a las mujeres desplazamientos seguros, libres de agresión e intimidación.

Según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2017, el 76% de las mujeres bogotanas utiliza como principal medio de desplazamiento el transporte público ampliado y solo 1 de cada 10 se mueve, con mayor frecuencia, en el transporte privado. Por cada mujer que hace uso, de manera preferencial, del vehículo particular o de la moto, hay aproximadamente 2 hombres.

El 40% de las mujeres utiliza Transmilenio como medio principal de transporte, en comparación con el 32% de los hombres, y el 22% de ellas prefiere el SITP frente al 13% de los hombres.

Sin embargo, seis de cada 10 mujeres en Bogotá consideran que TransMilenio empeoró en el último año. Y al mismo tiempo, solo 4 de cada 10 expresan satisfacción con su principal medio de transporte. A esto se suma que más de la mitad de las mujeres se sienten inseguras en la capital (56%) y gran parte de esta inseguridad la viven en el transporte público.

Como si fuera poco, las mujeres resultan más lesionadas, en comparación con los hombres, en el transporte público: Por cada hombre herido, 3 mujeres resultan lastimadas.

La movilidad con enfoque de género debe ser una prioridad si se desea avanzar en un territorio libre de discriminación. Y esto pasa por tener un transporte público que brinde un desplazamiento seguro y amigable a las mujeres y un tránsito vial que garantice el respeto por su vida.

* Columna de opinión del director publicada en el Diario ADN