Información en tiempos de redes sociales

Publicado por Bogotá Cómo Vamos noviembre 27, 2019

Los recientes acontecimientos que vive la ciudad, como resultado de las expresiones de sus ciudadanos en las calles y en diferentes espacios públicos, nos invita a pensar sobre la manera en que los capitalinos se informan acerca de lo que pasa en la ciudad y el efecto que ello tiene en nuestro comportamiento.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Los recientes acontecimientos que vive la ciudad, como resultado de las expresiones de sus ciudadanos en las calles y en diferentes espacios públicos, nos invita a pensar sobre la manera en que los capitalinos se informan acerca de lo que pasa en la ciudad y el efecto que ello tiene en nuestro comportamiento, y sobre la información que circula y se comparte en redes sociales, sin establecer previamente su veracidad y las fuentes donde se origina.

Nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana de 2018 nos mostró, al respecto, lo siguiente: el 42% de los bogotanos afirma que la televisión es el medio de mayor credibilidad para informarse y el 21%, las redes sociales. Un 15% lo hace a través de la prensa escrita y otro 14%, a través de la radio. Solo el 8% de los ciudadanos utiliza los portales de entidades públicas o de instituciones para buscar información.

De aquellos que utilizan las redes sociales para informarse, el 92% lo hace por medio de Facebook, el 55% por Whatsapp, el 51% por Instagram, el 47% por twitter y el 30% por Youtube.

Que los ciudadanos encuentren en las redes sociales una fuente confiable de información es realmente preocupante, pues en ellas circula de todo y sin ningún tipo de filtro. Es muy fácil propagar el miedo, la xenofobia, la indignación o la violencia con una imagen o un dato descontextualizados.

Frente a este panorama, los usuarios debemos ser responsables al momento de compartir videos, audios o noticias; es importante verificar el origen y la intención del contenido que vamos a difundir. Ante la duda, es importante contrastar la información con fuentes primarias y confiables.

La desinformación en tiempos de redes sociales alimenta el pánico y los rumores, lo que a su vez genera incertidumbre y reacciones en cadena donde las emociones predominan sobre las razones.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN