Ciudadanos en el diseño y ejecución de obras de infraestructura

Publicado por Bogotá Cómo Vamos mayo 25, 2018

Hoy, más que nunca, cuando estamos ad portas de grandes obras para la ciudad cobra relevancia la gestión social, entendida esta como la garantía del derecho ciudadano a intervenir en los proyectos urbanos que afectan la calidad de vida de la comunidad.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

 

Toda obra de infraestructura tiene impactos positivos o negativos en la comunidad y en su entorno. Una forma de mitigar dichos efectos es vincular a los ciudadanos en la formulación, implementación y seguimiento de los proyectos públicos en los territorios.

Hacer partícipe a la comunidad en el desarrollo y transformación de la ciudad no solo aumenta su confianza en las instituciones sino que incrementa la legitimidad del gobierno local o nacional. Hoy, más que nunca, cuando estamos ad portas de grandes obras para la ciudad (metro, TM por la Séptima, la ALO, entre otras), cobra relevancia la gestión social, entendida esta como la garantía del derecho ciudadano a intervenir en los proyectos urbanos que afectan la calidad de vida de la comunidad.

La gestión social de proyectos de infraestructura va más allá socializar y brindar información. No es una oficina de atención al ciudadano ni mucho menos reuniones desarticuladas para informar a los ciudadanos sobre el proyecto. Actualmente, Bogotá carece de lineamientos unificados en gestión social y cada entidad la interpreta y aplica a su manera.

Para lograr que esta gestión sea efectiva, es importante identificar los impactos de la obra que pueden generar tensiones sociales en sus distintas etapas, de manera que las entidades se anticipen con estrategias de mitigación o compensación que reduzcan el conflicto social.

Es vital garantizar la participación efectiva de todos los actores sociales en el área de influencia de la obra, de comienzo a fin, así como recopilar información que permita entender las dinámicas sociales, culturales y económicas de las comunidades. También es clave diseñar instrumentos y metodologías participativas según el perfil de los actores presentes en el área de influencia del proyecto y brindar una atención oportuna y respuesta efectiva a las necesidades y requerimientos de información que la comunidad tenga durante el desarrollo del proyecto.

* Columna de opinión del director publicada en el Diario ADN