¿Está de acuerdo con el pago voluntario para no tener pico y placa?

Publicado por Bogotá Cómo Vamos junio 9, 2016

El pago para no tener pico y placa es una de las opciones de financiación propuesta por el Distrito para el sector movilidad. En nuestra sección "Versus", los concejales José David Castellanos y Nelson Cubides presentan sus argumentos frente a este tema que fue aprobado en el Plan de Desarrollo.

Concejal José David Castellanos - Cambio Radical

  1. Las ciudades enfrentan el reto de financiar su desarrollo e infraestructura. Este tipo de medidas permiten innovar frente a nuevas fuentes de financiación, que en este caso, irán dirigidas a mejorar el Sistema Integrado de Transporte Público. Según la SDM anualmente se recaudarían 300 mil millones de pesos.
  2. La tasa por libre circulación es voluntaria y garantiza que quienes económicamente pueden comprar otro carro para evitar el pico y placa no lo hagan, disminuyendo el principal  problema de movilidad de la ciudad: el crecimiento del parque automotor, que solo en mayo de este año, según Fenalco, creció en 6.440 matrículas en la Bogotá.
  3. La tasa no es antidemocrática ni excluyente, por el contrario, ya que quienes pagan la contribución van a financiar el mejoramiento del Sistema de Transporte Público que moviliza a la mayoría de los ciudadanos y cuyo mejoramiento es necesario para desincentivar el uso del carro.
  4. Según los cálculos de la Secretaría de Movilidad, el impacto de la medida no será negativo sobre los niveles de  congestión, pues se estima que solamente entre 60.000 y 10.000 vehículos pagarían por salir en pico y placa. La tarifa busca ser equilibrada y atractiva para que pueda ser pagada, y  alta para que pocos vehículos puedan tener libre circulación.
  5. Los bogotanos identifican la movilidad como su mayor preocupación, si no encontramos mecanismos de financiación innovadores a la infraestructura vial tendríamos que disminuir recursos de sectores mucho más importantes como la salud, la educación o la política social.

Concejal Nelson Cubides – Partido Conservador

No

  1. Genera impacto ambiental negativo. Aumenta la cantidad de emanaciones contaminantes a la atmosfera. Según la Administración entre 60.000 y 100.000 hogares con sus respectivos vehículos pagarían esa contribución.
  2. Es excluyente. No garantiza el principio de igualdad (Sentencia T-590/96). Quienes cuenten con recursos quedan exentos de una regla general. Otorga privilegios sin una justificación objetiva y razonable.
  3. No hay estudios de impacto de congestión vehicular. No hay claridad acerca de cómo soportar el ingreso de los miles de vehículos que se acojan a la medida, con la misma infraestructura.
  4. No propicia el uso racional del vehículo particular. No es consecuente con el Plan Maestro de Movilidad que busca desestimular el uso del vehículo particular y promover el transporte público.
  5. Se concentra en captar mayores recursos, y no en favorecer la movilidad en la ciudad. Mantener la malla vial de la ciudad a costa de más tráfico vehicular no es consecuente con la movilidad.