¿Concejal número 46 para Bogotá?

Publicado por Bogotá Cómo Vamos junio 27, 2019

Vuelve a regir en las próximas elecciones la Ley 1909 de 2018 o Estatuto de Oposición, que en su artículo 25 establece que los candidatos a la Alcaldía y Gobernación que sigan, en número de votos, al ganador de las próximas elecciones locales, tendrán derecho a ocupar una curul en la Asamblea y Concejo respectivos.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Recientemente fue aprobada la segunda vuelta para la elección de alcaldes en Bogotá, una ley que busca fortalecer la gobernabilidad de la persona que resulte elegida, bajo la premisa que, al obtener más del 40% de la votación y superar al segundo en más de 10 puntos, el alcalde electo tendrá mayor margen de maniobra, ejercicio que solo se podrá comprobar hasta las elecciones del 2023.

No obstante, lo que sí entra a regir en estas elecciones es la Ley 1909 de 2018 o Estatuto de Oposición, que en su artículo 25 establece que los candidatos a la Alcaldía y Gobernación que sigan, en número de votos, al ganador de las próximas elecciones locales, tendrán derecho a ocupar una curul en la Asamblea y Concejo respectivos.

En ese caso, los candidatos que ocupen el segundo puesto en votación deberán manifestar por escrito, ante la comisión escrutadora competente, si aceptan o no dicha curul en las corporaciones. Esta figura se estrenó recientemente en las elecciones presidenciales y ahora tendrá lugar en las locales.

Hoy, Bogotá elige 45 concejales por voto popular, bajo un modelo de cifra repartidora entre las lista de candidatos que superen un mínimo de votos. Con esta metodología se distribuyen las 45 curules entre los partidos, quienes posteriormente actúan como bancadas, vía sus candidatos elegidos para la corporación.

Lo que no está muy claro es si quien quede de segundo en la elección para Alcalde entra al Concejo distrital como el concejal número 45 o número 46. Si entra como el cabildante número 45, en la práctica estaríamos eligiendo 44 concejales en la ciudad, hecho que afecta la cifra repartidora y el umbral. Si entra como número 46, estaríamos modificando el número de curules que por ley tiene la ciudad.

No es un debate menor, que entre otras trasciende las fronteras de Bogotá. Así las cosas, es importante que las autoridades competentes le cuenten a la ciudad cómo será el ingreso al Concejo del candidato que obtenga la segunda mayor votación en las elecciones locales de octubre. Por ahora, el debate está abierto.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN