Buses nuevos en TransMilenio: Un primer paso

Publicado por Bogotá Cómo Vamos junio 18, 2019

Sin desconocer el impacto positivo que traerá la nueva flota de articulados en el desplazamiento de los bogotanos, hay que continuar trabajando por mejorar los tiempos de espera en las estaciones (mayor frecuencia de buses), reducir el número de evasores, controlar las ventas ambulantes, realizar el mantenimiento de calzadas y adecuar con rapidez las estaciones ante el inminente arribo de los buses nuevos.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

El arribo de la nueva flota de buses articulados es uno de varios pasos que debe poner a rodar el sistema para mejorar la calidad del servicio de transporte masivo en la capital.

Sin desconocer el impacto positivo que traerá en el desplazamiento de los bogotanos, toda vez que los vehículos tendrán mayor capacidad para movilizar pasajeros -con lo cual se espera mejorar la circulación dentro de las estaciones- hay aspectos que deben priorizarse para garantizar la prestación del servicio con calidez y eficiencia.

Debemos tener presente que los bogotanos usan cada vez más Transmilenio como su principal medio de transporte: mientras en 2001 lo usaba el 6%, en 2018 lo usaba el 35%, es decir, 1 de cada 3 capitalinos se desplaza diariamente en el sistema. Actualmente, éste moviliza cerca de 2’400.000 usuarios por día (2’393.913 entradas por día, en promedio, en 2018).

Otro dato relevante: En 1998, más de la mitad (56%) de los ciudadanos utilizaba el bus y la buseta como su principal medio de transporte, bajo un esquema desordenado. Hoy son Transmilenio y SITP (50%), bajo un sistema integrado.

A medida que la cifra de usuarios crece, la satisfacción con Transmilenio disminuye: pasó del 49% en 2008 al 13% en 2018, una reducción considerable en una década. Así mismo, el porcentaje de bogotanos que considera que el servicio del sistema ha mejorado en el último año se redujo: pasó del 21% en 2009 al 9% en 2018.

Cabe anotar que entre 2016 y 2018 el número de buses de la flota troncal de TransMilenio creció en un 3% -pasando de 1.315 a 1.360 buses-. Se espera que para finales de 2020 entren en circulación 1.441 buses nuevos a la flota, de los cuales el 67% serán biarticulados y el 33%, articulados.

Hay que continuar trabajando por mejorar los tiempos de espera en las estaciones (mayor frecuencia de buses), reducir el número de evasores, controlar las ventas ambulantes, realizar el mantenimiento de calzadas y adecuar con rapidez las estaciones ante el inminente arribo de los buses nuevos.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN