Bogotá está congestionada

Publicado por Bogotá Cómo Vamos febrero 18, 2019

En una reciente medición del tráfico en más de 200 ciudades del mundo, elaborada por el INRIX Global Traffic, Bogotá aparece en un preocupante tercer lugar como una de las urbes con mayor congestión vehicular. Los bogotanos, según este índice, perdemos 272 horas en los trancones, el tiempo más alto entre las capitales analizadas.

Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

En una reciente medición del tráfico en más de 200 ciudades del mundo, elaborada por el INRIX Global Traffic, Bogotá aparece en un preocupante tercer lugar como una de las urbes con mayor congestión vehicular. Los bogotanos, según este índice, perdemos 272 horas en los trancones, el tiempo más alto entre las capitales analizadas.

Según este informe, en el top 5 de las más congestionadas aparecen, además de Bogotá, ciudad de México y Sao Paulo. “Su vertiginoso ritmo de urbanización, altos niveles de asentamientos informales, compleja topografía e inestabilidad financiera dificultan mejorar la movilidad en estas urbes latinoamericanas”, afirma la publicación. Sin embargo, hoy las discusiones van más allá de la gestión de tráfico, y se centran en tratar de resolver cómo incentivar la movilidad intermodal y el mayor uso del transporte público.

Nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana 2018 arroja, por ejemplo, que el 61% de los capitalinos considera que sus trayectos habituales duraron más tiempo en el último año. Al mirarlo por zonas, encontramos que en el suroriente lo afirma el 67%, en centro-oriente el 62% y en el norte, el 61%.

Si bien la congestión vehicular tiene impactos económicos negativos, para aquellos que se usan el carro particular, cerca del 13%, es necesario estimular el crecimiento y desarrollo de modos de desplazamiento más eficientes y sostenibles, fortaleciendo el transporte público y priorizando corredores viales para peatones y biciusuarios.

Vale la pena, entonces, hacer hincapié en la importancia de crear nuevas estrategias que incentiven el uso del transporte público en la ciudad. Para ello, es necesario mejorar la calidad del servicio, la infraestructura, las frecuencias de los buses y, sin duda, brindar mayor seguridad a los usuarios del sistema.

* Columna de opinión del director publicada en el Diario ADN