Bogotá, en deuda con sus biciusuarios

Publicado por Bogotá Cómo Vamos septiembre 25, 2017

Hoy, se estima que el 8% de los bogotanos utiliza la bicicleta como su principal medio de transporte. Sin embargo, faltan mayores garantías para que rueden con seguridad por la ciudad. Y también, más precaución por parte de los ciclistas durante sus trayectos.

Omar Oróstegui Restrepo *

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Los recientes casos de accidentes fatales que involucraron a ciclistas en Bogotá han suscitado continuas protestas, desde diferentes sectores, por la falta de seguridad de este medio de transporte.

Los colectivos de biciusuarios, en especial, han expresado la necesidad de garantizar una infraestructura adecuada que proteja al ciclista, así como mejor señalización, seguridad y educación a los demás actores de la vía, particularmente a los conductores de transporte público y de carga quienes más suelen estar involucrados en este tipo de incidentes.

En la última década, la bicicleta ha venido ganando terreno en las agendas públicas de las grandes ciudades. Cada vez más se consolida como una apuesta segura para la movilidad sostenible por sus efectos positivos en medio ambiente, descongestión de tráfico y eficiencia para desplazarse en trayectos cortos.

Hoy, se estima que el 8% de los bogotanos utiliza la bicicleta como su principal medio de transporte, siendo los jóvenes el principal grupo. Además, es el modo de transporte que mayor satisfacción genera a los usuarios: más del 80%.

Lo paradójico es que quienes deciden desplazarse en medios no motorizados son los más vulnerables en las vías. Los peatones representan el 48% de las muertes en accidentes de tránsito, mientras los ciclistas el 12%. Preocupa, además, el aumento en un 20% del número de ciclistas fallecidos entre 2015 y 2016: de 60 a 72. También es lamentable que la bicicleta sea uno de los bienes más hurtados en la capital, después del dinero en efectivo y el celular.

Una ciudad sostenible promueve un transporte urbano sostenible que se caracteriza, entre otros, por contar con una red vial exclusiva para bicicletas, amplia, extensa, segura, señalizada y conectada con otros modos de transporte. Bogotá está en mora de garantizarles a sus biciusuarios una infraestructura adecuada, cruces seguros y equidad en las vías para recorrer la ciudad de un extremo a otro. Ellos, por su parte, están en mora de rodar con más prudencia y respeto.

¡Ni un muerto más!

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN